Alemania, liderada por el centrocampista del Real Madrid Mesut Özil, dio un paso más al frente en su carrera por el Europeo 2012 tras cumplir ante Azerbaiyán (1-3), mientras Bielorrusia y Suecia, de la mano de Zlatan Ibrahimovic, aceleraron el ritmo y amenazan el liderato de Francia y Holanda en sus respectivos grupos.

El conjunto germano logró su séptimo triunfo en los siete encuentros que ha jugado. Contempla desde la distancia al segundo, Bélgica, al que aventaja en diez puntos.

Ozil encarriló el triunfo germano. Marcó a la media hora el tanto que abrió el marcador y facilitó el anotado antes del descanso por Mario Gómez. Murad Huseynov, a centro de Rashad Abulfaz Sadiqov, acortó distancias a un minuto del final pero Andre Schürrle, en el tiempo añadido, redondeó la victoria alemana.

Bielorrusia superó a Luxemburgo (2-0) y amenaza el dominio de Francia, de la que le separa un punto. Sergei Kornilenko, de penalti y Anton Putsila proporcionaron el triunfo.

En el otro partido del Grupo D, Bosnia Herzegovina ganó a Albania y se asentó en el tercer lugar, con dos puntos de desventaja respecto al equipo bielorruso.

Zlatan Ibrahimovic lideró la victoria de Suecia ante Finlandia (5-0). El delantero del Milan, otrora del Barcelona, firmó un triplete en el choque. Kim Källström abrió el marcador y Emir Bajrami lo cerró.

Los tres puntos animan al bloque escandinavo, que advierte a Holanda. Segundo en la clasificación, Suecia se sitúa a tres puntos del subcampeón del mundo. Mientras, Hungría consolidó la tercera posición, con tres de desventaja respecto a los suecos y seis en relación a Holanda, después de superar a domicilio a San Marino (0-3). Zoltan Liptak, Imre Szabics y Vladimir Koman marcaron los goles.

Finalmente, las Islas Feroe lograron su primera victoria en la fase de clasificación. Ganó a Estonia (2-0) aunque sigue anclado en la profundidad del Grupo C. Arnbjorn Hansen y Frodi Benjaminsen, que también falló un penalti, hicieron los tantos locales.