El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, dijo hoy durante una conferencia en Montreal que Europa debería limitar "tanto como sea posible" la libertad de acción de los países en la zona del euro.

Trichet aseguró durante un discurso pronunciado en la Conferencia de Montreal que "las reformas de la gobernación económica que están siendo discutidas no son lo suficientemente ambiciosas para corregir las debilidades estructurales de gobernación fiscal y, más ampliamente, gobernación macroeconómica".

"Los países en el área del euro que violan nuestras reglas comunes deberían ser responsables de sus políticas, y la libertad de acción y flexibilidad en este terreno deberían ser reducidas tanto como sea posible", añadió Trichet según el texto del discurso facilitado a los medios de comunicación.

"En este contexto, defendemos el fortalecimiento de las sanciones para alentar a los países a que cumplan la reglas", señaló.

Tras su discurso, Trichet declaró en una entrevista a la televisión pública canadiense, CBC, que no cree que "exista la necesidad para reestructurar o para recortes" de la deuda pública griega si el país cumple con las reformas acordadas.

La Conferencia de Montreal es un foro económico que se celebra cada año en la ciudad canadiense y que reúne algunos de los principales actores del panorama político y económico mundial.

Durante su discurso Trichet también reconoció que la Unión Europea debería haber establecido "hace mucho tiempo" mecanismos de control "específicamente apuntando a desequilibrios y diferencias de competitividad en el área del euro".

Pero el presidente del BCE también dijo que Europa "ha reaccionado" a los graves desafíos y que la institución que dirige "ha sido un ancla de estabilidad en un periodo turbulento. Se ha asegurado la estabilidad de los precios. Todos los países del área del euro, sin excepción, se han beneficiado de ello".