Cinco soldados estadounidenses murieron el lunes en el centro de Irak y ocho iraquíes fueron víctimas de un atacante suicida en la ciudad de Tikrit, en el norte de Irak, y de tres grupos de hombres armados en diferentes puntos del país, con un balance de 13 muertos y 30 heridos, informaron las autoridades.

Los incidentes del lunes por la mañana ponen en evidencia una agitada violencia que amenaza la estabilidad del país.

Las fuerzas militares estadounidenses dijeron que cinco soldados de Estados Unidos murieron en el centro de Irak — en el que representa el incidente que más vidas ha cobrado en Irak entre los soldados de ese país en los últimos dos años.

Las autoridades indicaron en un breve comunicado que los cinco murieron el lunes pero no ofrecieron detalles sobre el lugar donde ocurrió el incidente ni la manera en que murieron.

El incidente se hallaba bajo investigación y el nombre de las víctimas no fue dado a conocer dado que aún no informaban a sus familiares.

De acuerdo al conteo de The Associated Press, el número de muertes de miembros de las fuerzas militares de Estados Unidos en Irak llegó a 4.459.

En Tikrit, ciudad natal de Sadaam Hussein, cuatro personas murieron cuando una bomba detonó afuera de un puesto de revisión que se localiza rumbo a un complejo del gobierno. Este fue el segundo ataque en cuatro días en contra del complejo y de los empleados del gobierno que ahí trabajan.

Mohammed al-Asi, asesor en medios de comunicación para el gobierno de la provincia, dijo que cuatro personas murieron en el incidente. Un médico del hospital en Tikrit, Alí Awad, confirmó el número de muertos y agregó que 23 personas resultaron heridas.

El funcionario de salud de mayor rango de la provincia de Salahuddin, el doctor Raied Ibrahim, dijo que un coronel de las fuerzas armadas iraquíes murió en la explosión.

El complejo de Tikrit es una colección de palacios y edificios construidos bajo el régimen de Sadaam que ahora funciona como sede de las oficinas de gobierno.

Un funcionario de las fuerzas militares en el Comando de Operaciones en Salahuddin, que supervisa las operaciones de seguridad en la provincia, dijo que el coronel se dirigía al complejo de oficinas gubernamentales en un convoy cuando un atacante suicida detonó el vehículo que conducía al pasar cerca del convoy.

Mientras que en Bagdad, oficiales iraquíes informaron que cuatro personas fallecieron el lunes después de que pistoleros a bordo de vehículos a toda velocidad dispararon contra dos puestos de revisión de seguridad en Bagdad.

Un soldado y un funcionario médico declararon que los incidentes ocurrieron el lunes por la mañana en el barrio de mayoría suní de Azamiyá.

En uno de los puestos de revisión, un soldado del ejército iraquí falleció cuando hombres que portaban armas con silenciador le dispararon. Casi al mismo tiempo, otros pistoleros dispararon contra otro puesto de revisión controlado por integrantes de una milicia que combate a la red al-Qaida en Irak. Tres milicianos fallecieron en el ataque.

Las autoridades hablaron bajo condición de permanecer anónimas porque no estaban autorizadas a hablar con los medios de prensa.

Nadie se responsabilizó de inmediato por las agresiones, pero la red al-Qaida en Irak a menudo lanza ataques contra fuerzas de la seguridad.

Siete personas resultaron heridas en otro incidente en Azamiyá, cuando detonó una bomba colocada al lado de una carretera y que iba dirigida a una patrulla, dijeron funcionarios de la policía y del hospital.