El Servicio Sanitario de Rusia (SSR) declaró hoy que no está satisfecho con las explicaciones de la Unión Europea sobre el brote infeccioso provocado por verduras europeas.

"Hemos recibido una carta que desgraciadamente no ha aclarado la situación ni tampoco hemos recibido respuestas a las preguntas que planteamos", afirmó jefe sanitario ruso, Guennadi Oníschenko, citado por la agencia Interfax.

Con todo, agregó que el SSR está en contacto permanente con sus colegas de la UE en torno al brote que llevó el pasado jueves a que Rusia suspendiese hasta nuevo aviso las importaciones de verduras europeas.

"He respondido la carta y repetí mis preguntas", mantuvo Oníschenko, al referirse a las condiciones bajo las cuales Rusia levantaría el veto a las verduras europeas, medida que la UE ha tachado de "desproporcionada".

También anunció haber recibido información de que ya se han registrado 22 muertos y 2300 afectados por la infección en 13 países europeos.

Con anterioridad, el primer ministro ruso, Vladímir Putin, afirmó que revisará la fundamentación del veto a las importaciones, pero advirtió de que para Rusia lo importante es resguardar la salud de su población.