Ronaldo Luiz Nazario de Lima, que colgó las botas el pasado febrero, afirmó hoy que tiembla por la emoción de jugar mañana su partido de despedida con la selección brasileña.

"Me tiembla todo de los nervios y la emoción", dijo el goleador en una rueda de prensa, tras recibir un homenaje de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

Ronaldo jugará mañana quince minutos en el amistoso que va a enfrentar a Brasil y a Rumanía en Sao Paulo.

El exfutbolista aseguró que desconoce los detalles de la fiesta que le aguarda y pidió disculpas de forma anticipada si los nervios hacen que se despiste del juego durante el tiempo que va a permanecer en la cancha.

"Perdónenme si me pasan la pelota y estoy mirando a otro lugar", dijo en tono de broma el exjugador de los clubes españoles Real Madrid y Barcelona y los italianos Milán e Inter.

El 'Fenómeno' dijo que "sería un sueño" despedirse anotando un gol y reiteró que le ha pedido a sus compañeros que simulen sufrir una falta en el área, para que él pueda tirar el penalti.

En el acto de homenaje, el presidente de la CBF, Ricardo Teixeira, le entregó a Ronaldo un reloj de lujo y recordó el largo palmarés del delantero que fue la estrella de la selección que ganó el Mundial de 2002 y que perdió con Francia la final de 1998.