España pedirá hoy explicaciones a Alemania por su tardanza para detectar el origen del brote de la bacteria "E.coli", y reclamará compensaciones a la Comisión Europea (CE) por el daño sufrido por el sector agrario español, según ha anunciado la ministra de Sanidad, Leire Pajín.

La ministra se ha pronunciado así a su llegada al Consejo de Ministros de Sanidad de la Unión Europea (UE) que se celebra hoy en Luxemburgo, en el que debatirá el impacto sobre la salud pública de la infección causada por la agresiva cepa de la bacteria "E.coli".

En la reunión, España expresará su "preocupación y su rechazo por la tardanza y por cómo se ha gestionado la crisis desde el primer día", y porque a día de hoy "no tenemos ninguna información veraz, probada ni oficial" sobre el origen de la infección, según ha dicho Pajín a los medios.

La ministra pedirá a su homóloga alemana "claridad e información" acerca de la situación, y le cuestionará sobre la tardanza a la hora de detectar el foco de la infección.

En cuanto a las informaciones que apuntan a una plantación de soja en Alemania como posible origen, Pajín ha afirmado que "todavía no hay ninguna confirmación oficial", y que por tanto España "mantiene su preocupación".

Al ser preguntada por la seguridad de la soja que se consume en España, la ministra ha recalcado las "plenas garantías" de todos los productos que se consumen en este país, y ha afirmado que el Gobierno español no va a cometer el mismo error que cometieron con nosotros".

Pajín ha subrayado que por ahora no ha habido ningún caso de infección de "E.coli" en España, y ha añadido que "si hubiera que reforzar los controles, se hará".

En la reunión de hoy, Pajín también demandará a la CE "compensaciones por los graves e irreparables daños que se le han hecho a España", así como "fortalecer y mejorar los sistemas de alarma alimentaria de la UE".

En concreto, España pedirá que los mecanismos de información oficial "sean más rápidos", la unificación de los criterios de las pruebas sanitarias que se hacen en los diferentes estados miembros, y un mayor control de las obligaciones para responder a los requerimientos de otros países.

Por último, Pajín ha anunciado que se reunirá mañana con los directores generales de salud pública de las comunidades autónomas para informarles de la situación.