La negativa de Siria para cooperar con los inspectores de Naciones Unidas por su presunto programa nuclear podría figurar entre los temas de discusión mientras los miembros del Organismo Internacional de Energía Atómica inician una reunión de una semana de duración.

Estados Unidos y sus aliados pretenden que el gobierno de Damasco sea remitido al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por obstaculizar la investigación, durante la reunión de la mesa directiva — conformada por 35 países — de la agencia que inicia el lunes.

Los diplomáticos Occidentales insisten en que la credibilidad de la agencia está en juego luego que un informe concluyó que un reactor sin terminar que fue destruido en 2007 era nuclear. Otros miembros se muestran renuentes a remitir a Damasco dados los problemas políticos que se viven en el país.

La constante negativa de Irán por cooperar, los temas de seguridad tras el desastre nuclear de la planta en Fukushima, Japón, y el presupuesto de la agencia son otros temas que conforman la agenda.