El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha exigido de la canciller federal, Angela Merkel, una mayor implicación de Alemania en el conflicto de Libia, con un apoyo mas enérgico a los cambios en ese país norteafricano.

"Me alegro de la discusión con la canciller sobre cómo podemos hacer juntos para reaccionar ante los cambios en la región, inclusive Libia", señala Obama en una entrevista que publica hoy el rotativo berlinés "Der Tagespiegel" con motivo del viaje de Merkel hoy a Washington.

En sus primeras declaraciones a un medio germano, el presidente de EEUU no duda en citar a la propia Merkel cuando comenta que "la libertad no llega por si sola. Hay que luchar a diario por la libertad y defenderla siempre de nuevo".

Obama agradece el apoyo militar indirecto de Alemania a las operaciones aliadas en Libia y destaca que la gente en ese país, pero también en Egipto y otros estados del norte de África merecen el apoyo cerrado de EEUU y Alemania.

Asimismo se muestra consciente de que "Oriente Medio y el norte de África se encuentran ante muchos retos. Esas transiciones no son fáciles y necesitan tiempo", aunque ello no debe ser motivo de reservas.

"El déficit de experiencia democrática en la región no significa que el deseo de libertad de los pueblos allí tenga menos valor o merezca un apoyo en menor medida por nuestra parte", declara Obama, quien cita el ejemplo de la caída del muro de Berlín y el Telón de Acero en Europa.

"En 1989 Alemania allanó el camino de la libertad a los países del antiguo Pacto de Varsovia. Dos décadas después es el ejemplo de que la democracia recompensa a aquellos que están dispuestos a trabajar duro y el sacrificio", señala el presidente de EEUU.

Subraya que la canciller alemana "es una buena amiga y una de mis socias mas estrechas en el mundo. Puedo confiar en ella cuando asume un compromiso".

"Cualquier cuestión importante de la agenda internacional la consulto con la canciller y aprecio mucho su pragmatismo y sus palabras claras. No tenemos siempre la misma opinión, pero hablamos siempre abierta y sinceramente como deben hacerlo buenos amigos", explica el máximo mandatario estadounidense.

Entre otras discrepancias, Obama se refiere a las diferencias de opinión en las estrategias para hacer frente a la crisis financiera, en la que EEUU apuesta por impulsar la coyuntura y Alemania por reducir el déficit presupuestario.

"Soy consciente de que tenemos experiencias históricas completamente distintas de las que se derivan nuestra políticas. EEUU está marcada por el elevado desempleo de los años 30 (del siglo pasado) durante la depresión y en Alemania dejó cicatrices la alta inflación", explica Obama.

Finalmente, alaba como ejemplar la política medioambiental y energética de Alemania, país del que comenta que "podemos aprender como con una mayor defensa del medio ambiente se puede lograr a la vez un crecimiento mayor".

Muchas empresas alemanas "han encontrado vías creativas para crecer en una economía mundial que cambia rápidamente con gran peso en los 'empleos verde' y las nuevas tecnologías", destaca el presidente de EEUU.