Las acciones de TEPCO, operadora de la planta nuclear de Fukushima, cayeron hoy casi un 28 por ciento hasta un nuevo mínimo histórico ante el temor a que la empresa pueda ser sometida a una reestructuración supervisada por el Gobierno nipón.

La caída de TEPCO arrastró a las otras nueve compañías eléctricas que cotizan en el parqué tokiota, que hoy llegaron a tocar temporalmente sus respectivos mínimos anuales durante la negociación.

Los títulos de TEPCO cerraron en 207 yenes, frente a los 286 yenes del pasado viernes, después de que el fin de semana el presidente de la Bolsa de Valores de Tokio (TSE), Atsushi Saito, apuntase a la posibilidad de que la empresa se declare en quiebra para someterse a un plan de rehabilitación.

Ello supondría que la empresa dejaría de cotizar, tal y como ocurrió el año pasado con la aerolínea Japan Airlines (JAL), que tras declararse en bancarrota fue sometida a un proceso de rehabilitación a cargo de una agencia paraestatal encargada de reflotar compañías ven riesgo.

Ante la inquietud de los inversores, la Bolsa de Tokio desmintió hoy, en un comunicado emitido a media sesión, que TEPCO se encuentre actualmente en una situación que haga necesaria su salida del mercado.

Ayer, domingo, la agencia local Kyodo señaló que TEPCO esperaba una pérdida neta de 570.000 millones de yenes (unos 4.850 millones de euros) durante este año fiscal, que concluye en marzo de 2012, y advirtió de que esa cifra excluiría las compensaciones a las víctimas de la crisis nuclear.

La eléctrica, sin embargo, apuntó hoy a que la información de Kyodo, que citaba "documentos internos", es prematura.

La empresa que gestiona la maltrecha planta nuclear de Fukushima, seriamente dañada por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo, sufrió en el año fiscal una pérdida récord de 1,25 billones de yenes (10.626 millones de euros) en el año fiscal 2010.