Una réplica de sismo sacudió el lunes los edificios en la devastada ciudad de Christchurch, en Nueva Zelanda, sin que se hayan reportado daños, ni heridos.

El Servicio Geológico de Estados Unidos informó que el sismo, que tuvo una magnitud de 5,5 se registró a unos 22 kilómetros (14 millas) al oeste de Christchurch y con una profundidad de apenas tres kilómetros (dos millas).

Christchurch ya sufrido miles de réplicas desde que un terremoto devastador causó graves daños a la ciudad en febrero y mató a 181 personas. El terremoto de febrero fue el desastre natural más caro que haya experimentado Nueva Zelanda, pues causó daños y destrucción calculados en 15.000 millones de dólares.

El sismo del lunes derribó algunos objetos de sus estantes pero las autoridades indicaron que no se tiene información de daños graves, ni de víctimas.