Los científicos han descrito tradicionalmente que la expansión de los primeros humanos por todo el mundo comenzó en Africa, pero una tentadora evidencia nueva parece indicar que el flujo pudo haber sido en ambos sentidos.

Una región montañosa entre Europa y Asia fue ocupada por los primeros humanos hace un máximo de 1,85 millones de años, mucho antes que la estimación anterior de 1,7 millones de años, según investigadores citados en la edición del martes de la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

La nueva evidencia fue localizada en un sitio arqueológico que ha sido estudiado durante mucho tiempo: Dmanisi, en la actual república de Georgia.

Ya se sabía que los primeros Homo Erectus ocuparon el sitio, pero los investigadores dicen que parecen haber descubierto herramientas y materiales de piedra de una fecha mucho anterior, lo que plantearía la posibilidad de que el Homo Erectus haya evolucionado en Eurasia y migrado de nuevo hacia Africa. Agregaron que se necesitan más estudios para confirmar esa hipótesis.

"La evidencia acumulada de Eurasia muestra poblaciones cada vez más viejas y primitivas", dijo Reid Ferring, de la Universidad del Norte de Texas.

"Los datos recién descubiertos muestran que Dmanisi fue ocupada al mismo tiempo que la primera aparición del Homo Erectus en el este de Africa o incluso antes", informó el equipo dirigido por Ferring y David Lordkipanidze, del Museo Nacional de Georgia.

El equipo descubrió más de 100 artefactos de piedra en capas profundas del sitio. Anteriormente se habían encontrado en el sitio huesos fósiles de un período posterior.

El nuevo descubrimiento muestra que la región del Cáucaso estaba habitada por una población constante, no sólo por visitantes transitorios. "No sabemos aún como lucían los primeros ocupantes, pero la implicación es que eran similares o incluso más primitivos que los representados por los fósiles de Dmanisi", explicó Ferring.

Los ocupantes de Dmanisi "son los primeros representantes de nuestro propio género fuera de Africa y representan la población más primitiva de la especie Homo Erectus conocida hasta la fecha", agregó Lordkipanidze.

Aún se desconoce el origen geográfico del Homo Erectus.

Los primeros humanos en Dmanisi "podrían ser ancestros de todas las poblaciones del Homo Erectus que hubo después, lo que insinuaría un origen euroasiático del Homo Erectus", dijo Lordkipanidze.

Sin embargo, hay otra teoría: que el Homo Erectus se originó en Africa y que el grupo de Dmanisi podría representar su primera migración fuera del continente africano.

Wil Roebroeks, profesor de arqueología en la Universidad de Leiden, Holanda, dijo que estudios futuros deberán someter la hipótesis a prueba. Richard Potts, director del programa de orígenes humanos del Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsoniano, fue algo más escéptico.

"La nueva evidencia en Dmanisi se compone de herramientas de piedra, no de huesos fósiles. Así que realmente no sabemos muy bien quién fabricó las herramientas en el intervalo que va de hace 1,85 a 1,77 millones de años", dijo. "No podremos saber a ciencia cierta hasta que contemos con fósiles que provengan de este nivel de más antigüedad", agregó.

___

En internet:

Revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias: http://pnas.org