Casi un centenar de refugiados paquistaníes fueron dejados en libertad de un hacinado centro de detención de inmigración tras el pago de una fianza el lunes en una iniciativa encabezada por grupos defensores de los derechos humanos en Tailandia.

El Comité para Refugiados de Tailandia indicó que los 96 integrantes de la secta musulmana Ahmadiyya de Pakistán fueron liberados el lunes, la primera liberación a gran escala de detenidos que las autoridades trataron como inmigrantes ilegales.

El grupo negoció la liberación junto con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y con funcionarios de inmigración.

Los detenidos (aproximadamente una tercera parte de ellos son niños) fueron arrestados en diciembre pasado a pesar que todos, salvo dos de ellos, recibieron el estatus oficial de refugiados por la Organización de las Naciones Unidas porque afrontan la represión si regresan a su país.

Por ahora, los paquistaníes permanecerán en Bangkok hasta que sean reinstalados en un tercer país.