La destrucción de 1.800 objetivos militares a la fecha ha debilitado al gobernante libio Moamar Gadafi a un extremo tal que está fuera de duda que será expulsado del poder, dijo el lunes el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen.

Unos 100 centros de mando y control han sido atacados de manera eficaz, además de 700 depósitos de municiones y casi 500 tanques, transportes blindados de personal y lanzacohetes, dijo Fogh Rasmussen.

El titular de la OTAN se dijo convencido de que el pueblo de todo Libia puede comenzar a prepararse para un futuro sin Gadafi.