Las aerolíneas verán este año reducidas sus ganancias hasta 2.734 millones de euros (4.000 millones de dólares), debido a la subida del precio del petróleo, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Las cifras barajadas por la organización suponen menos de la mitad (un 54 % menos) del beneficio de 5.467 millones (8.600 millones de dólares) previsto inicialmente, con un combustible a 110 dólares por barril de promedio para el conjunto de 2011, un aumento del precio del queroseno del 15 % respecto al pronóstico anterior de 96 dólares por barril.

En su discurso de apertura de la 67 Asamblea General que se celebra entre hoy y mañana en Singapur, el consejero delegado de la IATA, Giovanni Bisignani, explicó que, además de la fuerte alza del precio del petróleo, las expectativas de ganancias de la industria. se han reducido por los desastres naturales en Japón y las revueltas en Oriente Medio y África del Norte.

Asimismo, el beneficio previsto para 2011 supone una caída del 78 % respecto al ejercicio anterior, que fue el mejor de la década, con 18.000 millones de dólares.

Bisignani lamentó que en la última década, la industria del transporte aéreo haya visto de todo -terrorismo, guerras, revoluciones, pandemias, terremotos, erupciones volcánicas, crisis económica y escalada del precio del queroseno- menos un beneficio sostenible.

Entre 2001 y 2010, sólo hubo dos ejercicios con cifras positivas, el citado 2010 y el 2007, con 14.700 millones de dólares, mientras que en los demás, el sector perdió en total 57.400 millones de dólares, siendo 2008 el peor año, con 16.000 millones de dólares de pérdidas.

El costo del combustible es la principal causa de reducción de la rentabilidad del sector y la IATA estima que, con el 50 % de la demanda de queroseno cubierta en los niveles de 2010, la factura por dicho concepto aumentará entre 10.000 y 176.000 millones de dólares.

El combustible representa actualmente el 30 % de los costes de las aerolíneas, más del doble del 13 % de 2001.

A pesar de los altos precios energéticos, las proyecciones del PIB mundial mejoraron en 0,1 puntos porcentuales al 3,2 %, lo que impulsa el crecimiento de la demanda de transporte aéreo, pero la IATA cree que su avance será del 4,4 %, 1,2 puntos porcentuales por debajo del 5,6 % previsto en marzo.

En el caso de las aerolíneas europeas, las ganancias sumarán en 2011 un total de 500 millones de dólares, 1.400 millones por debajo de los 1.900 millones previstos

La crisis de la deuda soberana ha reducido la demanda de las economías europeas periféricas, mientras que las demás se están beneficiando de las fuertes exportaciones, pero nuevos impuestos está dañando la demanda de pasajeros sensible al precio.

Gran parte de la previsión de beneficios se generarán en los mercados de larga distancia más boyante, donde se espera que el incremento en la capacidad, del 4,8 %, supere al crecimiento de la demanda del 3,9 %.

Las compañías de Asia-Pacífico ganarán 2.100 millones de dólares y serán las más rentables, pese a estar lejos de los 10.000 millones de beneficios de 2010.

El terremoto y el tsunami japonés han hecho mella en las perspectivas de la región para el resto del año, aunque esta situación se verá compensada en parte por un fuerte crecimiento en China e India.

Las compañías norteamericanas reducirán su beneficio de los 4.100 millones de 2010 a 1.200 millones este año, en tanto que las latinoamericanas serán las únicas que finalizarán su tercer año consecutivo con ganancias, aunque reducidas hasta 100 millones de dólares frente a los 900 millones de 2010.

Para las africanas, se vislumbran pérdidas de 100 millones de dólares como consecuencia de los disturbios políticos en el norte de África, mientras que en Oriente Medio, se generará un beneficio de 100 millones de dólares frente a los 900 millones del ejercicio anterior.