Los servicios de salvamento tunecinos han recuperado hasta el momento 26 cuerpos de los más de 200 refugiados procedentes de Libia que desaparecieron el pasado jueves al naufragar el barco en el que viajaban frente a las costas de Túnez, informaron hoy a EFE fuentes de la Protección Civil tunecina.

La operación de búsqueda de los desaparecidos tuvo que ser suspendida el pasado viernes debido al mal tiempo y al mal estado de la mar en la zona, aunque se retomó durante unas horas ayer, domingo, indicaron las fuentes.

Los 26 cadáveres recuperados son todos de origen subsahariano y entre ellos figuran dos mujeres, según las fuentes citadas, que señalaron que las operaciones de búsqueda continuaran en cuanto las condiciones meteorológicas lo permitan.

Entre 200 y 270 refugiados que huían del conflicto en Libia desaparecieron el pasado miércoles después de que el pesquero en el que viajaban embarrancase el martes a unas 20 millas de las islas Kerkenah, cerca de las costas de Sfax, la segunda ciudad de Túnez.

Otras 570 personas que viajaban en el pesquero pudieron ser rescatadas, pese a que el mal tiempo y la escasa profundidad de la zona donde quedó varado el barco han complicado enormemente las labores de rescate, según la agencia oficial tunecina TAP.

El pesquero transportaba más de 800 personas, en su gran mayoría emigrantes subsaharianos, que quedaron atrapados por el conflicto libio, indicó la agencia tunecina.

Mientras las operaciones de rescate estaban en marcha, una parte de los pasajeros entró el miércoles en pánico y hubo una estampida a bordo del barco.

Decenas de personas se arrojaron entonces al mar en un intento de llegar a nado hasta las embarcaciones que intentaban socorrerles, pero muchas de ellas no lo consiguieron y continúan desaparecidas.

Entre los pasajeros del barco se encontraban varias mujeres y niños, según indicó a EFE el médico tunecino Monji Slim, que colabora en las tareas de rescate.

Los supervivientes han sido trasladados al puerto de Sfax y evacuados posteriormente al campo de refugiados de Chucha, junto al puesto fronterizo con Libia de Ras el Jedir.