Los fiscales obtuvieron correos electrónicos entre John Edwards y una ex asistente para utilizarlos como evidencia de que él sabía sobre los pagos a su amante embarazada mientras lo negaba en público, dijeron el lunes a The Associated Press personas al tanto del caso.

Edwards y su ex escritora de discursos Wendy Button intercambiaron decenas de correos mientras trabajaban en el borrador de un comunicado — el cual nunca emitieron — en el que pensaban admitir la paternidad de su hijo concebido fuera del matrimonio, según las personas que han visto los mensajes y solicitaron no ser identificadas debido a que éstos no han sido publicados todavía.

Los mensajes, borradores de declaraciones y notas sobre sus conversaciones relacionados con el asunto son evidencia crucial que los fiscales están utilizando contra Edwards, quien enfrenta cargos de no reportar cerca de un millón de dólares que presuntamente gastó para mantener a su amante fuera de la exposición pública en momentos en que buscaba llegar a la Casa Blanca.

Cuando los correos fueron enviados a mediados de 2009, el ex senador aún negaba ser el padre del bebé y sostenía públicamente que no sabía nada sobre dinero alguno que hubiera sido gastado en la amante.

Para lograr que sea declarado culpable, los fiscales deben probar que el candidato a la vicepresidencia en 2004 tenía conocimiento de los pagos. Edwards proclamó su inocencia de cualquier delito al ser acusado formalmente el viernes.

Sus abogados rechazaron hacer comentarios sobre la evidencia revelada a la AP.

Los seis cargos de delito mayor ocurrieron después de negociaciones intensas en las cuales los fiscales insistieron primero en que Edwards se declarara culpable de un delito mayor, pero posteriormente le ofrecieron que se declarara culpable de cargos menores y pasara un tiempo en prisión, según personas con conocimiento de las negociaciones, quienes solicitaron permanecer anónimas porque las pláticas fueron privadas.

Edwards, padre soltero desde que su esposa — de la cual estaba separado — murió en diciembre, tenía interés en llegar a una solución negociada en torno al asunto, pero rechazó cualquiera que lo alejara de sus hijos, según una persona cercana a las negociaciones. Por definición, un delito menor podría tener una sentencia de no más de un año.