El presidente Felipe Calderón recibió el lunes al piloto mexicano Sergio Pérez, a quien calificó como una "gran revelación" en la Fórmula Uno.

Pérez, de la escudería Sauber, sufrió el 28 de mayo un accidente durante la clasificación del Gran Premio de Mónaco y permaneció un par de días en un hospital de Montecarlo tras sufrir una conmoción cerebral y un hematoma en el muslo.

"Después de mi accidente que tuve en Mónaco, ya me hacía falta unos días en casa, en México y con mucho gusto poder visitar al señor presidente y a todos ustedes", dijo Pérez en la residencia presidencial de Los Pinos, en la capital mexicana.

El piloto de 21 años perdió el control de su Sauber justo a la salida de un túnel del circuito callejero y se estrelló con la barrera. El monoplaza giró y chocó con un muro de neumáticos.

Pérez llamó a los jóvenes a establecerse metas claras, como lo hizo él de llegar a la Fórmula 1.

"Quiero que sepan eso y lo tengan bastante claro, que no va a ser nada fácil llegar a lo más alto, pero estoy seguro que con su entrega, con su motivación de día a día, con su trabajo de día a día, es lo que los va a llevar a ser diferente a los demás", añadió.

Pérez tiene previsto competir en el Gran Premio de Canadá el próximo domingo.

Calderón dijo que el piloto "es un gran ejemplo para la juventud de México, no sólo por su tenacidad, su perseverancia, su disciplina personal".

El mejor resultado de Pérez en su temporada de novato fue un noveno lugar en el GP de España el 22 de mayo. Logró así convertirse en el primer piloto mexicano en sumar puntos en la F1 desde que Héctor Rebaque lo hizo con un cuarto puesto en el GP de Holanda de 1981.