El gobierno de Evo Morales dio marcha atrás en su inicial rechazo a los transgénicos y anunció su uso para aumentar la producción de alimentos tras una reciente crisis de abastecimiento, se informó el lunes.

El mandatario envió un proyecto de ley a la Asamblea Legislativa que permite el uso de transgénicos no sólo en la producción soja, dijo el ministro de Autonomías Carlos Romero.

Explicó que el proyecto está orientado a apoyar a los medianos y pequeños productores y anticipó que la norma será aprobada antes del 21 de junio, cuando se conmemora el "Año Nuevo Aymara" instaurado por el mandatario como feriado nacional.

Hasta ahora, el uso de transgénicos sólo es permitido "bajo riguroso control en el cultivo de la soja" cuya producción es para la exportación. Con la ley "se ampliará a otros productos", dijo Romero.

Un comité de bioseguridad calificará y dictaminará qué productos transgénicos podrán ser usados. "Si no afecta la salud, ni el medio ambiente y ayudará a incrementar la producción, se autorizará fijando límites", explicó el ministro.

El proyecto de ley del Ejecutivo sostiene que "se establecerán disposiciones para el control de la producción, importación y comercialización de productos genéticamente modificados".

Además, faculta al gobierno a incursionar en la producción de alimentos con la estatal Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (EMAPA) a la que el Estado dará 200.000 hectáreas de tierras para cultivos de productos escasos como el maíz, dijo Romero.

EMAPA fue creada para fomentar la producción y el abastecimiento ante una reciente ola de aumento de precios y escasez, sobre todo de azúcar y maíz, que obligó al gobierno a importar algunos alimentos.

Morales había declarado en el pasado su rechazo público a los transgénicos y dijo que impulsaría una agricultura libre de cultivos genéticamente modificados.