El canciller salvadoreño, Hugo Martínez, exhortó hoy a los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), que celebra su 41 Asamblea General en San Salvador, a aprobar el plan de acción propuesto por su país para combatir conjuntamente la violencia e inseguridad en el continente.

"Exhortamos a aprobar el texto en su totalidad porque beneficiará a los ciudadanos" del hemisferio, porque contribuirá a una lucha "más efectiva" y coordinada contra lacras como el narcotráfico y el crimen organizado asociado, dijo Martínez en la segunda sesión plenaria de la Asamblea, inaugurada anoche en ese país centroamericano.

El canciller salvadoreño explicó que el plan propuesto por su país incluye, entre otros, medidas para la prevención y erradicación de trata de personas y plantea la búsqueda de recursos para "facilitar la participación ciudadana" en los programas de seguridad en sus distintos niveles.

Insistió en la importancia de "armonizar" los instrumentos de lucha contra el delito y reforzar los programas de asistencia a las víctimas.

"Los esfuerzos en materia de seguridad hemisférica han sido importantes en la medida que han tratado amenazas y desafíos con cooperación mutua en el marco de mecanismos bilaterales", por lo que, indicó Martínez, ahora es necesario darle un enfoque más global.

Centroamérica se encuentra bajo el fuego de los carteles del narcotráfico que se han desplazado a la región y que trabajan asociados a las peligrosas "maras" o pandillas para llevar hacia Estados Unidos y Europa la droga que se produce en Suramérica.

Esas actividades han convertido a América Central en una de las regiones más violentas del mundo, donde se registran hechos como la masacre, en mayo pasado, de 27 campesinos en Guatemala a manos del sanguinario cartel mexicano de Los Zetas.

La 41 Asamblea General de la OEA fue inaugurada anoche por el presidente salvadoreño y anfitrión, Mauricio Funes, y el secretario general del organismo, José Miguel Insulza, y este lunes comenzó su primera sesión con la elección del canciller Martínez como presidente de la cita de alto nivel.

Martínez fue elegido por aclamación después de que su postulación fuera propuesta por la canciller de México, Patricia Espinosa, y apoyada por el ministro de Exteriores de Guatemala, Haroldo Rodas.

En la primera sesión del día se aprobó el temario de la Asamblea, centrado en la seguridad ciudadana, pero que también incluye otros asuntos recurrentes en este tipo de reuniones como las Malvinas o la reclamación marítima de Bolivia a Chile.

La segunda sesión plenaria se centró en debatir la resolución propuesta por El Salvador sobre la seguridad ciudadana, así como otros temas aprobados para su discusión, entre ellos el fortalecimiento de la junta interamericana de defensa y la protección de los solicitantes de condición de refugiado.

También la promoción de los derechos de libertad de reunión, de libertad de pensamiento y la importancia de los medios de comunicación.

A lo largo de esta jornada se discutirá además sobre derechos humanos, lucha contra el terrorismo, un proyecto de declaración contra el racismo y cualquier tipo de intolerancia, así como sobre cambio climático.

Una comisión general, presidida por la representante permanente de la isla de Granada y presidenta del Consejo Permanente, Gillian Bristol, se hará cargo de cualquier otra propuesta que se reciba hasta hoy a las 11 de la mañana, hora local.

La comisión general deberá concluir sus trabajos antes del fin de la cuarta sesión plenaria mañana, en la que expondrán sus conclusiones.

La Asamblea General de la OEA finalizará mañana con la firma de una declaración que incluya acciones concretas para combatir el inseguridad ciudadana y el crimen organizado en el continente, según ha expresado Insulza.