El liderazgo en Estados Unidos debe significar el tratar de hacer que todos rindan cuentas de manera óptima a la comunidad y al comercio. Debe representar una voz que sea diversa en cuanto a su espíritu, actitud y propiedad. Una voz que nos inspire a todos a tomar medidas para el mejoramiento de un todo más sano; donde todos podamos mantener una posición que nos haga sentir que nos respaldamos mutuamente y que estamos deseando el progreso de unos y otros.

El liderazgo no debería estar representado por momentos específicos en el tiempo. El reciente aumento de la popularidad del presidente Obama, que se ha registrado en las encuestas debido a la exitosa eliminación de Osama bin Laden, no es un reflejo de un buen liderazgo; eso es lo que denominaríamos gestión. En cambio, encontramos liderazgo en la larga cacería de bin Laden –por parte de dos presidentes y de muchas otras personas del gobierno y de las fuerzas armadas. El liderazgo debe ser auténtico y confiable, una voz que se aferra a su pertinencia, impacto e influencia a través del tiempo.

Siendo un hombre joven, recuerdo como el presidente Reagan inspiraba a un país.Reagan era genuino y sin importar si uno creía o no en sus políticas, uno creía en él como persona. Él hacía que uno se sintiera orgulloso de ser norteamericano. Reagan presentaba un mensaje como si fuera una conversación en ambos sentidos. Muchos estaban de acuerdo con él, muchos no; pero todos reconocían su capacidad de liderazgo.

Entonces, ¿cómo vemos el liderazgo hoy en día en los Estados Unidos? Parece ser una combinación de sensacionalismo y derecho. Pensemos en lo siguiente: Arnold, Tiger, Donald y Sarah -por nombrar unos cuantos. El hecho de que nos refiramos a ellos por su nombre de pila lo dice todo.

Hoy en día, las personas no están prestando atención. Todo el ruido a nuestro alrededor le ha dificultado a la gente comprender las intenciones de nuestros líderes y de nuestra propia responsabilidad por el liderazgo. Por ende, estamos rápidamente perdiendo nuestra identidad de liderazgo.

Necesitamos líderes que puedan traspasar el ruido y recordarnos lo que pasa con nosotros y cuál es nuestra responsabilidad personal.

A medida que los de la generación Y se preparan para asumir el liderazgo de Estados Unidos, ¿quiénes son sus modelos a seguir y qué definirá su enfoque, estilo y actitud? ¿Mark Zuckerberg y Lady Gaga? ¿Cómo podemos ayudar a esta nueva generación de líderes? Es tiempo de que todos nosotros retrocedamos y nos preguntemos: ¿cuál es mi responsabilidad de liderazgo y cómo puedo actuar ahora?

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino