La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, consideró hoy que celebrar ahora una conferencia de paz entre israelíes y palestinos no sería "productivo", y abogó por más esfuerzos para devolver a ambas partes a la mesa negociadora.

Clinton respondió así a la propuesta francesa de albergar una conferencia para reactivar el proceso de paz a finales de este mes o principios de julio, en un encuentro con la prensa durante la visita a Washington del ministro de exteriores francés, Alain Juppe.

"Apoyamos rotundamente una vuelta a las negociaciones, pero no creemos que sea productivo que haya una conferencia sobre el regreso a las negociaciones", dijo la jefa de la diplomacia estadounidense.

Mientras no exista un acuerdo de mínimos para reanudar las conversaciones, señaló Clinton, será necesaria "mucha persuasión y trabajo preliminar" para sentar las bases de "un encuentro productivo".

"Por eso estamos aún en una actitud de esperar y ver qué sucede, porque aún no tenemos el compromiso de ninguna de las partes de que volverían a las negociaciones", añadió.

La secretaria de Estado apuntó, además, a las "serias preocupaciones" de Washington sobre el papel que la organización Hamás jugará en el Gobierno palestino, basándose en el acuerdo sellado el mes pasado entre esa organización y la otra gran facción palestina, Al Fatah.

"No nos basta con que ese Gobierno se llame tecnócrata. Si Hamás forma parte de él, creemos que eso merma el mero objetivo de las negociaciones, porque contaríamos con una parte que rechaza el derecho de Israel a existir", indicó.

Como requisitos para que la facción islamista forme parte del proceso de paz, Clinton exigió el reconocimiento de Israel, la renuncia a la violencia y el respaldo a los acuerdos firmados hasta ahora por la Autoridad Palestina.

Juppe, por su parte, se mostró "satisfecho" por la respuesta recibida en su viaje a Oriente Medio, la semana pasada, para plantear la propuesta de París, y abogó por "seguir trabajando" hacia un consenso.

La idea fue aceptada "en principio" por el presidente palestino, Mahmud Abás, mientras que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, aún no ha dado respuesta.

"Sólo vamos a celebrar esta conferencia si se hace el suficiente trabajo previo para que esté bien preparada", aseguró el responsable de exteriores galo.

La iniciativa francesa se basa en los principios apoyados por el presidente estadounidense, Barack Obama, de iniciar las negociaciones para un Estado palestino con base en las fronteras de 1967 y con intercambios territoriales acordados entre las partes.

La idea es iniciar el diálogo debatiendo las fronteras y seguridad y, a lo largo de 2012, determinar cómo se solucionarán otras cuestiones clave del conflicto, como los problemas del futuro de Jerusalén y del derecho de retorno de los refugiados palestinos.

Con esta propuesta, Francia intenta hallar una salida diplomática a la voluntad palestina de recurrir en septiembre a la ONU para pedir ser admitida como miembro de pleno derecho, tras el fugaz estancamiento del proceso de paz impulsado por Washington en septiembre de 2010.

"Creemos que si no ocurre nada antes de septiembre, si las negociaciones siguen estancadas, la situación será muy difícil para todo el mundo", afirmó Juppe. EFE