Steve Stricker encontró finalmente el domingo la fórmula ganadora en el torneo Memorial.

Stricker, quien nunca había terminado entre los 10 primeros lugares en sus 11 viajes previos al Campo de Golf Muirfield Village, construyó una ventaja enorme en los primeros nueve hoyos y luego se apoyó en su sedoso golpe de putt para lograr dos pares cruciales y obtener una victoria con diferencia de un golpe.

Terminó el torneo con ronda de 68 golpes, cuatro bajo par, registrando un bogey de dos putts en el hoyo 18 para totalizar 272. En ese momento el trabajo duro había terminado. Stricker salvó en dos ocasiones el par desde las trampas de arena de los hoyos 16 y 17, realizando putts de 4,5 metros (15 pies) y de 2,1 metros (siete pies) respectivamente para llegar al último hoyo con dos golpes de ventaja.

Matt Kuchar y Brandt Jobe terminaron firmando tarjetas de 65 golpes para empatar en la segunda posición.

Stricker se movió al cuarto lugar del escalafón mundial y se convirtió en el estadounidense mejor ubicado por primera vez en su carrera.

El argentino Angel Cabrera tuvo una última ronda de 70 golpes, para totalizar 284, mientras que el colombiano Camilo Villegas terminó con 72 golpes para sumar 285.