Un atacante suicida mató a 18 personas el domingo en un ataque a una panadería en el noroeste de Pakistán, mientras que otra bomba en la inestable región dejó seis muertos más.

Los atentados fueron los más recientes en la sangrienta ola que ha sacudido a Pakistán desde la operación estadounidense que mató al jefe de al-Qaida, Osama bin Laden.

El mismo domingo, un funcionario de seguridad paquistaní dijo que las autoridades están casi seguras de que un reciente ataque estadounidense con misiles en Pakistán mató al comandante de al-Qaida Ilyas Kasmiri.

El atacante suicida se inmoló en la panadería de un barrio en la ciudad de Nowshera donde vive personal del ejército, dijo la policía. Al menos dos soldados se encontraban entre los muertos.

El atacante era un joven que portaba alrededor de ocho kilogramos (cuatro libras) de explosivos. La detonación provocó que algunos cilindros de gas en la panadería estallaran, lo que causó un incendio que dejó a muchos de los 40 heridos en estado grave, dijo Fazal Maula, un oficial de policía.

Más temprano, una bomba explotó en una parada de autobús en el área de Matani, también en el noroeste, en un incidente en el que murieron seis personas y muchas más resultaron heridas, dijo la policía. Parece que el artefacto fue dejado en la parada de autobús, a diferencia del ataque suicida.

Nadie se atribuyó la responsabilidad, pero el Talibán paquistaní se ha atribuido otros ataques recientes, de los que dijo estaba vengando la muerte de bin Laden en la incursión estadounidense del 2 de mayo.

Kasmiri es el más reciente líder de al-Qaida que ha muerto, aunque aún hay dudas después del ataque con misiles del viernes. Se rumoraba que era un potencial candidato para reemplazar a bin Laden como jefe de al-Qaida.

Funcionarios estadounidenses lo habían descrito como el jefe de operaciones militares de al-Qaida en Pakistán, y estaba en la lista de los cinco extremistas más buscados que se cree están en el país. El hombre de 47 años era buscado por los ataques de 2008 en Mumbai, India; enfrentaba acusaciones de haber matado a varios paquistaníes, y era sospechoso de ayudar en conspiraciones contra objetivos occidentales.

No estaba claro cómo localizaron a Kasmiri, pero Pakistán y Estados Unidos acordaron recientemente buscar en forma conjunta a él y a otro puñado de líderes extremistas como parte de las medidas para reparar las relaciones entre ambos países, debilitadas por el ataque unilateral del 2 de mayo, dijeron funcionarios.

El funcionario de seguridad paquistaní dijo el domingo que los informes del fin de semana sobre la muerte de Kasmiri estaban "confirmados en un 95%", ya que las autoridades lo han verificado con varias fuentes. Es improbable que las autoridades encuentren el cuerpo para alcanzar el 100% de certeza, pues usualmente los milicianos se deshacen rápidamente de los cadáveres de sus colegas.

___

Khan reportó desde Peshawar.

Nahal Toosi está en twitter como: http://www.twitter.com/nahaltoosi.