El puertorriqueño Carlos Beltrán de los Mets de Nueva York abandonó el domingo el partido contra los Bravos de Atlanta debido a que la pelota le golpeó la espinilla derecha al batear de foul en el segundo episodio, en otro revés potencial para un equipo afectado por lesiones entre sus titulares.

Los Mets informaron que las radiografías resultaron negativas, y que Beltrán será examinado día a día por el magullón en la parte baja de la pierna.

Cuando bateaba de zurdo el domingo, el ambidiestro jardinero derecho bateó de foul un lanzamiento de Tim Hudson a la cuenta de 1-2. La pelota le pegó en la parte baja de la espinilla derecha e incluso daño el protector. Primero caminó cojeando hacia el pasto detrás de la caja de bateo y luego cayó de rodillas, mientras los espectadores en el Citi Field reaccionaron con nerviosismo.

Después de ser atendido por varios minutos, Beltrán siguió en el encuentro y se ponchó para el tercer out del inning. Esperó en la primera base que le dieran su guante, pero el piloto Terry Collins salió de la caseta y Beltrán dejó cojeando el terreno de juego.

Willie Harris entró al partido y se fue al jardín izquierdo. Jason Pridie se cambió a la pradera derecha.

Beltrán comenzó el domingo con 28 hits extrabase, a dos del liderato en la liga, y empatado en el liderato de las mayores con 18 dobles. Bateaba de .281 con nueve jonrones y 33 remolcadas. Beltrán remolcó una carrera con doble en su primer turno al bate del domingo.

Los Mets están jugando sin su primera base Ike Davis (contusión ósea) y David Wright (fractura por estrés en la espalda baja). El jardinero central boricua Angél Pagán regresó recientemente de la lista de inhabilitados.