Un tribunal federal de Atlanta será el próximo campo de batalla en la disputa sobre las reformas del presidente Barack Obama al sistema de salud.

Un panel de tres jueces del tribunal de apelaciones oirá argumentos el miércoles para determinar si revocar el fallo de un juez de la Florida que suprimió varios pasajes de la ley.

Un grupo de renombrados abogados en representación de 26 estados que objetan la ley se enfrentarán con el Departamento de Justicia, que dice que el poder legislativo tenía la autoridad para instrumentar los cambios.

"El fallo, la naturaleza de las partes — quisiera creer también la calidad de los proponentes — lo hacen un argumento muy importante", afirmó Greg Katsas, quien representa a la Federación Nacional de Comercios Independientes, durante los argumentos orales. El grupo se opone a la ley.

El ex procurador general Paul Clement representa a los estados que objetan la ley, mientras que el procurador actual, Neal Katyal, argumentará en favor del gobierno.

Dos demandas similares están pendientes en Virginia. Tres jueces federales han ratificado la ley y dos la han invalidado.

El fallo del juez Roger Vinson fue más lejos. No solamente eliminó un requisito de que casi todos los estadounidenses tuvieran seguro de salud, sino también otras disposiciones que iban desde descuentos del seguro Medicare para algunos ancianos hasta un cambio que permite a los hijos de hasta 26 años permanecer amparados por los seguros de sus padres.

Ahora el panel de tres jueces elegidos al azar oirá el caso. El juez principal Joel Dubina, que fue elegido por el presidente George H.W. Bush y los jueces Frank Hull y Stanley Marcus, designados por el presidente Bill Clinton, manejan el caso.

Los observadores del proceso creen que quienes objetan la ley tendrán una tarea ardua y que el caso terminará en manos de la Corte Suprema.