Miembros de los dos sindicatos más poderosos de Grecia desfilaron el sábado por el centro de Atenas en protesta contra la política de austeridad fiscal adoptada por el gobierno y sus planes de privatizar varias industrias estatales.

Pese a la convocatoria de una gran participación, la marcha, sin incidentes, apenas estuvo concurrida por unas 1.000 personas. Los líderes sindicales de la empresa estatal de electricidad PPC, empleados portuarios y maestros formaron la mayor parte de la marcha.

Grecia acordó acelerar un plan de privatizaciones por 50.000 millones de euros a fin de pagar su abultada deuda soberana y poder seguir recibiendo ayuda monetaria de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.