El presidente Evo Morales viajará a la inauguración de la Copa América el 1 de julio en Argentina a pesar del reciente incidente diplomático con ese país, informó el Ministro de Comunicación, Iván Canelas.

La planificada visita a Bolivia del ministro de Defensa iraní, Ahmad Vahidi, cuya extradición es reclamada por Argentina por su presunta vinculación con un atentado contra una sede judía de Buenos Aires en 1994, provocó un impasse con Buenos Aires que obligó al gobierno boliviano a pedir disculpas y suspender el martes la visita del iraní.

"No existe ningún cambio en su agenda, el presidente (Morales) cumplirá sus compromisos en Argentina", dijo Canelas el sábado a la gubernamental Agencia Boliviana de Información (ABI), en respuesta a publicaciones en los medios bolivianos respecto a que el mandatario habría suspendido un encuentro con su colega argentina Cristina Fernández.

El vicepresidente Alvaro García dijo el viernes que el gobierno "ha pedido las disculpas correspondientes en el marco de la mayor fraternidad". "Tengo entendido que éste es un tema ya cerrado", aseguró.

Pero no se conoce una respuesta de la Cancillería argentina a la carta en la cual el canciller David Choquehuanca indicó que la visita de Vahidi no fue un acto de "agravio" al vecino país y que el "grave incidente" se debió al "desconocimiento de ciertos niveles" del gobierno sobre los antecedentes de Vahidi a quien las investigaciones judiciales argentinas señalan como posible cerebro del atentado que mató a 85 personas, entre ellos cinco bolivianos.

Vahidi llegó a la ciudad oriental de Santa Cruz, participó de una ceremonia de graduación de pilotos bolivianos y venezolanos junto al presidente Evo Morales, hizo breves declaraciones a la prensa en las que dijo que Irán está dispuesto a facilitar ayuda militar si Bolivia lo solicita y después se fue.

El gobierno dijo que le solicitó que dejará al país, pero el viernes la ministra de Justicia, Nilda Copa, declaró que fue Teheran que pidió el repliegue de su ministro.

En 2007, la Interpol emitió seis "notificaciones rojas" contra ciudadanos iraníes, entre ellos Vahidi, por el bombardeo a AMIA. Las notificaciones rojas sirven para informar a los 186 países miembros de Interpol de que autoridades judiciales de una nación han expedido una orden de detención contra una persona.