Cuando un brasileño fue acusado en Arizona con una decena de acusaciones por su presunta mala conducta sexual con sus hijos menores de edad, no tenía derecho a fianza de acuerdo con la ley estatal.

Esos cargos fueron reemplazados el año pasado por dos acusaciones de abuso sexual continuo y el padre podía salir libre si pagaba una fianza. El problema es que era por 75 millones de dólares y sólo dinero en efectivo.

La fianza, que debe pagarse por completo para garantizar la liberación del acusado, es quizás una de las más altas jamás registradas en la historia de Estados Unidos. En comparación, la fianza de Osamba bin Laden fue fijada en 25 millones de dólares mientras que la del asesino Dennis Rader fue fijada en 10 millones de dólares.

La fianza para Jeffrey Dahmer fue establecida en un millón de dólares.

"Fue casi como un acuerdo con la frase incluída de 'toma esto'. Está tan exagerada que es ofensiva. Está mal y es malvada", señaló Bruce Griffen, quien defiende al acusado. Los fiscales del Condado de Yavapai no quisieron comentar sobre el caso pero argumentaron en documentos presentados ante la corte que se corre peligro de que el hombre huya si se le da libertad bajo fianza.

Si huye a Brasil no existe la garantía de que su país lo extradite de vuelta a Estados Unidos para enfrentar los cargos. Su ex esposa también argumento que sus hijos temen por su seguridad.

"No sólo sería poner en peligro a los menores y a mí, sino que también huiría", dijo la mujer al juez durante una audiencia el mes pasado.

"Es muy manipulador, reservado y es un hábil mentiroso. Obtiene con facilidad la lástima de la gente", agregó su ex esposa.

La Associated Press no suele identificar a las víctimas de abuso sexual y ha mantenido en secreto los nombres de los padres para proteger la privacidad de los menores.

___

Felicia Fonseca está en Twitter y puede ser ubicada en: http://twitter.com/FonsecaAP