Dieciocho activistas de Greenpeace escalaron una plataforma de perforación submarina en las aguas del Artico para protestar por las perforaciones en aguas profundas de una empresa escocesa, informó el sábado el grupo de defensa ambiental.

Los activistas afirman que Cairn Energy, que opera la plataforma Leiv Eiriksson frente a Groenlandia, no toma precauciones suficientes para evitar accidentes como el del Golfo de México en el 2010 y exige que el grupo presente un plan acerca de cómo manejar un posible derrame petrolero.

Cairn insiste en que ha desarrollado "un plan extenso de respuesta a emergencias y derrames petroleros" pero que no se ha hecho público por una decisión de las autoridades de Groenlandia.

Los activistas despacharon el sábado por la madrugada cinco balsas inflables desde el barco Esperanza, de Greenpeace, que eludieron a la marina dinamarquesa y escalaron la plataforma de 53.000 toneladas para llegar hasta la oficina del gerente de perforación.

"Cairn Energy está ocultando su plan de respuesta al derrame petrolero y por eso vamos al lugar donde debe haber una copia", dijo Ben Ayliffe, de Greenpeace. "Es evidente por qué Cairn no le dice al mundo cómo limpiaría un derrame petrolero del tipo de BP aquí en el Artico y se debe a que no puede hacerse", afirmó. El grupo afirma que la ubicación remota y las temperaturas frígidas en la zona dificultarían notablemente una tarea de limpieza.

Cairn, que el mes pasado obtuvo autorización para perforar hasta siete pozos exploratorios de petróleo frente a las costas occidentales de la isla, confirmó que los manifestantes violaron la zona de exclusión de seguridad y obligaron a suspender la perforación.