La FIFA investiga la derrota de la selección de Argentina por 4-1 ante su similar de Nigeria luego que patrones de apuestas insinuaron que el juego fue captado por grupos que arreglan partidos.

Hasta ahora es el partido de más importante en una reciente ola de duelos internacionales amistosos de resultados sospechosos, usualmente con goles por penales.

El partido "es uno que nos llamó la atención, y forma parte de una amplia pesquisa de la FIFA", señaló el sábado el organismo rector del fútbol mundial.

La FIFA está "trabajando mano a mano" con la agencia encargada de supervisar apuestas, Early Warning System, que le sigue la pista a las apuestas realizadas en más de 400 casas alrededor del mundo.

La federación nigeriana de fútbol afirmó que cumplirá con todos los requisitos de la pesquisa.

"Pero tenemos que insistir que, hasta que se demuestra más allá de toda duda, creemos que ganamos este partido de forma justa", agregó el secretario general de la federación, Musa Adamu.

"No vi nada raro", declaró el sábado en Varsovia el técnico argentino Sergio Batista, cuyo plantel enfrentará el domingo a Polonia en otro fogueo previo a la Copa América.

Horas antes del comienzo del partido en Abuja, Joseph Blatter, presidente de la FIFA, lanzó su campaña de cero tolerancia con el fin de terminar con la corrupción en el fútbol.

Los 208 miembros de la FIFA también aprobaron en Zurich nuevas reglas para controlar la organización de amistosos internacionales, incluyendo la capacidad para vetar el nombramiento de árbitros.

El árbitro nigerino Ibrahim Chaibou otorgó dos penales, uno a cada equipo, en el encuentro del miércoles en el que Argentina utilizó un plantel alternativo en el que no estaban sus principales figuras como Lionel Messi o Sergio Agüero.

Nigeria sacó ventaja de 2-0 a los 26 minutos, después que Chaibou decretó un penal contra el zaguero argentino Federico Fazio.

Al final del encuentro se anunciaron cinco minutos de descuentos, pero la acción continuó hasta los 98 minutos, cuando el árbitro pitó el segundo penal por una supuesta mano de un jugador nigeriano. Mauro Boselli cobró la pena máxima.

"No sé, ni tampoco quiero entrar en esto de las apuestas. Si la FIFA hace investigaciones, tomará medidas. Yo sólo puedo decir que (el desempeño del árbitro) fue vergonzoso", comentó el jugador de Argentina, Pablo Zabaleta, según declaraciones publicadas por el diario argentino Olé.

"Estamos hablando de un partido de selecciones mayores, al que se le dio mucha importancia. El árbitro hacía cosas que se no se entendían y para un partido de esta altura necesitamos árbitros de muy buenas condiciones".

No hay indicios de que algún jugador tuviese intención de manipular el resultados.

Chaibou es un árbitro con 15 años de experiencia en partidos internacionales de la FIFA.

"La FIFA está recibiendo mucha información y colaboración de Europa, Asia, Africa y Sur y Centroamérica, y como organización está comprometida con atacar este problema de la forma más rigurosa posible", señaló el organismo rector del fútbol mundial.