Las autoridades alemanas siguen sin información sólida sobre el origen de un brote infeccioso que ha matado al menos a 18 personas, por lo que crecen las conjeturas sobre dónde exactamente se infectaron.

¿Fue en un restaurante en Luebeck, un festival en el puerto de Hamburgo o alguna otra actividad en un sitio desconocido todavía?

Las especulaciones crecieron el sábado en torno al lugar donde se infectó la gente, especialmente después de que las autoridades nacionales de salud no aportaron aún pruebas concretas sobre la fuente del brote bacteriano que ha matado a 18 personas y ha dejado centenares de enfermos.

La prensa local reportó el sábado que 17 personas enfermaron por la bacteria E. coli después de comer en un restaurante en Luebeck, una ciudad en el norte de Alemania, el mes pasado. Según el rotativo, investigadores del centro de control de enfermedades en Alemania inspeccionaban el restaurante.

Otros periódicos dicen que expertos investigan la posibilidad de que algunas personas se hayan infectado en un festival en el puerto norteño de Hamburgo el mes pasado. Más de 1,5 millón de personas asistió a esa celebración.

Entre los enfermos en el restaurante en Luebeck figuran ocho mujeres que participaron en un taller en la ciudad, un grupo de turistas de Dinamarca y un niño del sur de Alemania.

"El restaurante no es responsable por esto. Sin embargo, al investigar a las compañías que le suministraban alimentos, podremos averiguar la forma y el lugar en el que se propagó la bacteria originalmente", dijo Werner Solback, microbiólogo del hospital de la universidad en Luebeck, citado por el diario Luebecker Nachrichten.

Joachim Berger, dueño del restaurante Traditionslokal Kartoffelkeller en Luebeck, dijo el sábado a la televisión alemana que habló a todas las compañías que le entregan alimentos, para averiguar de dónde pudieron provenir los productos contaminados.

"Todos dijeron que habían comprado la comida en Hamburgo, así que los vegetales contaminados debieron venir de allá", dijo Berger.

Pese a la situación confusa, el Kartoffelkeller siguió abierto, informó la agencia noticiosa alemana DAPD.

Mas de 1.700 personas en Alemania se han enfermado, incluyendo 520 que padecen de una complicación potencialmente mortal que puede causar insuficiencia renal.

Ha sido la epidemia de E. coli más fatal de la historia moderna.

Otros 10 países europeos y los Estados Unidos han reportado 90 casos, 88 de ellos relacionados con visitas al norte de Alemania.