El Tribunal Supremo español derogó el viernes la condena de cuatro personas convictas de distribuir libros y otros materiales pro nazis a través de un comercio y una asociación en la ciudad oriental de Barcelona.

La corte indicó que los cuatro podrían ser considerados culpables solamente si hubiesen incitado al público a cometer delitos de tipo nazista. Conformó que la Constitución no prohíbe las ideologías, sin importar cuán repugnantes o extremistas sean.

Los cuatro fueron relacionados con el ahora clausurado comercio Kalki y el Círculo de Estudios Indo-Europeos, Fueron declarados culpables en el 2009 por un tribunal barcelonés y condenados a penas carcelarias de hasta tres años y medio.

Los libros y publicaciones que diseminaron defendieron el Holocausto judío e incitaron al genocidio y el odio racial, según el tribunal inferior que los declaró culpables.