El desempleo aumentó en mayo en Estados Unidos al 9,1% de la población laboral, y las empresas crearon solamente 54.000 puestos de trabajo, la menor cantidad en ocho meses, informaron el viernes autoridades.

El reporte del Departamento del Trabajo es prueba contundente de que la economía estadounidense se ha estancado de nuevo, debido en gran parte al encarecimiento de los combustibles, los desastres naturales en Japón que perjudicaron al sector fabril y otros factores.

El ritmo de contratación laboral descendió de forma notable respecto al de los últimos tres meses, cuando las empresas crearon un promedio de 220.000 empleos por mes. En mayo, el sector privado contrató solamente 83.000 empleados, la menor cifra en casi un año.

El mercado de futuros se desplomó tras la difusión de la noticia.

Los gobiernos estatales y municipales suprimieron 28.000 empleos el mes pasado, la mayor cuantía desde noviembre. Casi 18.000 de esos empleos fueron en el sector de la enseñanza.

Las ciudades y condados han reducido sus plantillas laborales por 22 meses consecutivos y han eliminado 446.000 empleos desde septiembre del 2008.

En abril, el desempleo fue del 9%. Hay ahora casi 14 millones de parados en Estados Unidos.