La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, destacó hoy en la inauguración de una plataforma petrolífera en el estado de Río de Janeiro que su país ha demostrado tener capacidad industrial y que continuará con los programas de desarrollo y transformación que lo han llevado a ser un "modelo para el mundo".

"Brasil cambió y va a continuar cambiando. Continuaremos generando muchos empleos, continuaremos haciendo los programas que llevaron a este país a un nivel de desarrollo que es un ejemplo para el mundo", dijo la jefa del Estado en su discurso de inauguración de una plataforma petrolífera de la estatal Petrobras en Río de Janeiro.

Según un comunicado, la mandataria agregó que durante el mandato de su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, se levantaron muchas voces escépticas que cuestionaban la capacidad productiva de Brasil.

"Decían alto y claro: 'Brasil no es capaz de producir el casco, Brasil no es capaz de montar una plataforma, Brasil no es capaz de construir y de proveer equipamientos para Petrobras'", dijo.

Rousseff explicó que el año pasado Petrobras invirtió 78.000 millones de reales (unos 49.000 millones de dólares), cantidad que si revierte en el interior del país seguirá impulsando el empleo, equipamientos y riqueza, según la mandataria.

"Probamos que es posible construir plataformas en Brasil. Probamos que es posible construir sondas en Brasil. Probamos que es posible construir el equipamiento y prestar el servicio que Petrobras precisa para explorar el presal", apostilló.

El presal, un horizonte de explotación descubierto por Brasil en aguas muy profundas del Atlántico y frente al litoral de los estados de Río de Janeiro y de Sao Paulo, puede convertir al país en uno de los mayores exportadores mundiales de petróleo.