Una mujer que acaba de cumplir 100 años llegó a los extremos de la lealtad de un cliente: sigue usando una cuenta de ahorros que es casi tan vieja como ella y que data de antes de que empezara la Primera Guerra Mundial.

June Gregg le comentó recientemente a una amistad que su cuenta es la misma que le abrió su padre en enero de 1913, cuando ella tenía menos de año y medio. Esa persona luego se lo informó al banco de Gregg en el pequeño pueblo de Chillicothe, en el sur de Ohio.

"Eso me llamó la atención porque pensé, '¿1913?''', dijo Doug Shoemaker, el gerente general del banco, que ahora es una sucursal de Huntington National Bank.

Una investigación del banco determinó que no solamente era la misma cuenta, sino que el número había cambiado sólo una vez, cuando Huntington adquirió a Savings Bank en la década de 1980, dijo Shoemaker.

El padre de Gregg, un agricultor, abrió la cuenta con un deposito inicial de 6,11 dólares. Su padre, Gilbert, era cliente de Savings Bank y quería que su hija aprendiera a ser cautelosa con el dinero.

"Fue lo que siempre nos enseño: evitar endeudarnos, ahorrar nuestro dinero y no comprar algo hasta que teníamos el dinero para pagarlo", dijo Gregg en una entrevista.