La agencia de estimación de riesgos Moody's rebajó hoy la calificación de la deuda senior y los depósitos de ocho grandes bancos griegos, pocas horas antes del previsto cierre de las negociaciones de un nuevo paquete de austeridad entre el Gobierno griego, la UE y el FMI.

Esta decisión se produce después de que la agencia decidiese hace dos días bajar también su calificación de la deuda soberana de Grecia, de B1 a Caa1, hundiéndola aún más en la categoría de "bono basura", al entender que existe la posibilidad de que Grecia no pueda pagar sus deuda y tenga que recurrir a reestructurarla.

Tanto la deuda del país como la de los bancos permanecen en "perspectiva negativa", es decir, con posibilidad de reducir su nota aún más, según destaca Moody's en un comunicado.

Los bancos afectados son el Banco Nacional de Grecia (NBG), EFG Eurobank, Alpha Bank, Pireaeus Bank (cuyas notas cayeron de Ba3 a B3), ATEbank, Attica Bank SA (de B1 a B3), Emporiki Bank y General Bank (de Baa3 a B1).

El Gobierno griego debe de implementar un programa de medidas de 78.000 millones de euros en nuevos recortes, impuestos y en privatizaciones hasta 2015 para reducir su enorme déficit y salvarse de la quiebra.