El fabricante de ordenadores Hewlett-Packard retirará 78.740 baterías de portátiles fabricados y vendidos en China por riesgo de incendio, aunque ha descartado que el problema se haga extensible a productos vendidos en otros países, señalaron a Efe fuentes de la compañía estadounidense.

El problema apareció en portátiles de HP y Compaq, cuyas baterías, fabricadas por LG Electronics, se calentaban en exceso, fundiéndose y provocando pequeños incendios e incluso el estallido del equipo.

La compañía aseguró que el problema "es aislado" y que hará "una revisión completa de los componentes para asegurar la calidad del producto y la seguridad de los usuarios".

Además, desde HP comunicaron que las baterías defectuosas se cambiarán de forma gratuita al tiempo que se mostraron convencidos de que este contratiempo "no dañará el buen nombre que la compañía tiene a nivel mundial".

Este no ha sido el primer problema derivado del uso de baterías defectuosas que ha tenido HP en el gigante asiático ya que el año pasado tuvo que retirar más de 19.000 baterías por la misma razón, que se sumaron a las 15.000 de 2009.

Además, también en 2010, las autoridades chinas denunciaron varios defectos hallados en los portátiles de HP tales como fallos en los chips para gráficos y en las pantallas, sólo cuatro días después de que la compañía estuviera forzada a pedir disculpas por otro caso de problemas de hardware.

HP registró unas ganancias de 2.304 millones de dólares (1.628 millones de euros) en el segundo trimestre del ejercicio fiscal (febrero-abril), un 4,72 por ciento más que en el mismo periodo de 2010, aunque revisó a la baja sus pronósticos para el próximo trimestre y el total de 2011.