Casi 200 casos nuevos de infecciones causadas por la bacteria E. coli han sido detectados en Alemania en los dos primeros días de junio, dijo el viernes el centro nacional para el control de las enfermedades, aunque las autoridades dijeron que hay indicios de que el brote que ha matado a 18 personas ha comenzado a perder virulencia.

El Instituto Robert Koch indicó que hay ahora 1.733 casos en Alemania — el epicentro del brote infeccioso_, entre ellos 520 de pacientes aquejados de una complicación potencialmente mortal que causa el fallo del sistema renal.

La Organización Mundial de la Salud dijo que hasta el 31 de mayo, otras nueve naciones europeas registraron un total de 80 casos infecciosos causados por la bacteria, la mayoría tras haber visitado Alemania recientemente.

Aunque las sospechas han sido centradas en los tomates crudos, pepinos y lechugas como fuente de la bacteria, los investigadores no han podido determinar la causa responsable.

El brote es considerado el tercero más importante de E. coli en la historia reciente, y es ya el más mortífero. Doce personas murieron en 1996 en Japón en un brote que enfermó a más de 9.000, y siete fallecieron en Canadá en el 2000.

El especialista renal Reinhard Brunkhorst, presidente de la Sociedad Alemana de Nefrología, dijo a los periodistas en Hamburgo que los hospitales han apreciado un descenso diario de nuevos casos, aunque advirtió que "podrían ser menos, aunque todavía no ha desaparecido".

"No hay razón para la histeria, porque no se está extendiendo ni está aumentado", dijo el doctor Brunkhorst.

El investigador Dag Harmsen, del Hospital de la Universidad de Muenster, que ha participado en el rastreo del brote infeccioso, dijo que los científicos esperan tener la información suficiente de la cepa de E. coli para fines de semana, a fin de evitar nuevas infecciones y tratar mejor a los pacientes.

La OMS recomienda evitar el consumo de alimentos que puedan portar la bacteria, que la gente se lave las manos, separa la carne cruda de otros alimentos y lave la fruta y hortalizas, especialmente si son consumidas crudas. Además, recomienda pelar las frutas y verduras.

___

Ciaran Giles en Madrid y Kirsten Grieshaber en Berlín contribuyeron a este despacho.