KINGSTON — La primera aerolínea a precios reducidos en el Caribe enfrenta dificultades para despegar, y su director general irlandés lo atribuye al temor a la competencia de las aerolíneas regionales afiliadas a gobiernos.

Ian Burns sueña con crear una versión caribeña de la europea Ryanair, con precios desde apenas 10 dólares que facilitarían enormemente los viajes de negocios y de placer entre las islas e impulsarían la economía. La gente en el Caribe se ha quejado desde hace tiempo de que el servicio aéreo costoso e ineficiente ha perjudicado las inversiones y los empleos.

Pero los reguladores en dos países clave no han autorizado todavía permiso a REDjet para operar. Y hasta ahora no ha podido ofrecer ningún vuelo a Estados Unidos, la fuente más importante de viajeros y comercio para el Caribe.

"Evidentemente hay algún tipo de interferencia política. Nuestra posición es dejar que el consumidor elija dándole una opción. Si fracasamos, no les costará un centavo a los contribuyentes, ¿y entonces por qué el mercado no puede decidir?", preguntó Burns a The Associated Press este mes.

Burns, ex socio de una firma contable británica y ex presidente del club de rugby Wanderers de Dublín, no tiene experiencia en el manejo de una aerolínea, pero parece tener muchas conexiones comerciales. Dice ser "amigo íntimo" del magnate irlandés de las telecomunicaciones Denis O'Brien y ha recibido asesoramiento de altos ejecutivos de Ryanair, la aerolínea con sede en Dublín que prosperó durante la recesión europea ofreciendo tarifas mínimas.

Su aerolínea de rutas cortas y precios bajos lanzó recientemente vuelos inaugurales de su base en Barbados a Guyana, con dos jets MD-82 de pasajeros de 149 asientos.

Burns afirmó que la compañía llenó todos los requisitos para operar en Jamaica y en Trinidad-Tobago, dos de los países más grandes de la región. Pero Roger Williams, socio gerente de Airline Information, con sede en Miami, comentó que Burns y REDjet no se favorecieron precisamente cuando publicitaron enérgicamente tarifas baratas a esas islas antes de recibir aprobación para aterrizar en ellas.

"Puedo comprender sus motivos para hacerlo, aunque no les ayudará a navegar la burocracia regulatoria en la región", dijo Williams. La burocracia aérea "puede ser complicada dentro del Caribe y de proceso muy lento".

Nicole Hutchinson, portavoz de la autoridad de aviación civil en Jamaica, dijo que la evaluación de una licencia de servicio aéreo "es altamente objetiva y libre de toda interferencia política o de otro tipo". No quiso calcular cuánto puede demorar una decisión.

En Trinidad, el ministro de transporte Jack Warner se indignó en abril de que REDjet ofreciera viajes a su país antes de recibir la aprobación de los reguladores. Pero desde ese entonces, Warner ha sido suspendido de su cargo más visible como vicepresidente de la FIFA, pendiente una investigación sobre denuncias de compras de votos.