El presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero dijo el jueves que su gabinete va camino de cumplir sus promesas sobre la reducción del déficit presupuestario y que espera mejorar el próximo año la situación del mercado laboral.

"Se cumplirán los objetivos del déficit", dijo en una entrevista a Radio Nacional de España, y agregó que el país no necesitará ayuda financiera internacional, como es el caso de Portugal, Irlanda y Grecia.

El gobierno socialista ha prometido reducir el déficit presupuestario del 11,2% del PIB en el 2009 al 3% en el 2013, el máximo marcado por la Unión Europea. El objetivo para este año es un déficit del 6% del PIB.

Según Zapatero, las estadísticas difundidas esta semana demuestran que el gobierno central va camino de alcanzar ese objetivo, aunque las comunidades autónomas siguen endeudándose y necesitarán adoptar medidas adicionales de austeridad. Las 17 comunidades gastaron 5.000 millones de euros (7.200 millones de dólares) adicionales en abril.

Zapatero cree que la economía española crecerá un 1,3% este año, aunque la UE sitúa esa cifra en casi la mitad.

En tanto, el Tesoro colocó 3.900 millones de euros (5.600 millones de dólares) en un remate de bonos a tres y cinco años de vencimiento, con una robusta demanda de los inversionistas que refleja la disminución de los temores sobre la posibilidad de que el país necesite un rescate internacional.

El Tesoro dijo el jueves que vendió 2.750 millones de euros en bonos a tres años, aunque a un interés medio del 4%, frente al 3,6% en el remate de abril.

Colocó además 1.200 millones de euros a cinco años con un interés del 4,2%, frente al 4,5% del 5 de mayo.

La demanda de ambos bonos fue 2,5 veces superior a la oferta.

Por su parte, el Ministerio del Trabajo dijo que el número de desempleados descendió en mayo en casi 80.000, el segundo mes de contracciones.

"El gran objetivo es que esta tendencia se consolide en los últimos meses de este año y los primeros del siguiente", aventuró Zapatero.

Con la baja de mayo, el número de parados que reciben beneficios fue de 4,19 millones.

La tasa de desempleo española es difundida trimestralmente y a fines de marzo era del 21,3%, la mayor de la eurozona, con más de 4,9 millones de parados. La diferencia en estadísticas se debe a que muchos de los desempleados agotaron sus beneficios y no reciben ahora esa ayuda.