Cuando no pudo ayudarlo la policía, Joshua Kaufman acudió a la internet, utilizó su cuenta en Twitter y una bitácora en línea para rastrear la computadora portátil que le había sido robada.

Sus esfuerzos rindieron frutos y recuperó su laptop el miércoles, el más reciente ejemplo de que la gente — y no la policía — está utilizando herramientas tecnológicas para encontrar sus objetos robados como vehículos, teléfonos celulares y cámaras digitales.

Ayudó que poco antes de que la computadora fuera robada Kaufman le había instalado un programa de localización en caso de robo.

Las imágenes de ese software que llegaron a la bandeja de entrada de su correo electrónico eran de baja resolución, ligeras e íntimas: un hombre acurrucado sobre un sofá, profundamente dormido; en otra se veía el mismo hombre sin camisa recostado sobre almohadas en una cama.

Kaufman le llevó las imágenes a la policía, pero no le ayudaron. Por eso fue a internet, publicó las fotos en Twitter y en una bitácora tituló: "Este hombre tiene mi MacBook".

La gente respondió y reenvió el comentario. El mismo día, llamó la policía. Uno después, el jueves, la autoridad arrestó al taxista de 27 años, Muthanna Aldebashi, quien había robado la computadora.

___

El redactor de The Associated Press Robin Hindery contribuyó con este despacho.