El piloto Bruno Senna espera que el público se muestre tan conmovido como él cuando vea el documental sobre su difunto tío, la leyenda de la Fórmula Uno Ayrton Senna, que se estrena esta semana en Gran Bretaña.

La película, llamada simplemente "Senna", sigue la vida y la carrera del tres veces campeón de F1 y abrirá en cines británicos el viernes.

Ayrton Senna murió en 1994 a causa de heridas e la cabeza sufridas en un accidente en Imola, el peligroso circuito que un día antes cobró la vida del piloto austríaco Roland Ratzenberger.

"Él está vivo en el recuerdo de la gente, incluso gente que nunca le vio correr. Ellos tienen esa imagen de lo que él hizo antes", le dijo Bruno Senna a The Associated Press en una reciente entrevista telefónica. "A veces la gente viene y habla conmigo y me dice: ¡Él es tu tío'''.

Bruno Senna, que debutó el año pasado en F1 con el equipo Hispania Racing y ahora es piloto suplente con Renault, era un niño pequeño cuando su tío tomó por sorpresa al mundo del automovilismo, maravillando a todos con sus velocidad en las prácticas y atrayendo a fanáticos con su carisma.

Bruno vio la película a finales del año pasado en la premier con fanáticos del automovilismo en la pista Interlagos, en Sao Paulo.

"Yo tuve el privilegio de ver la premier en Brasil. Fue interesante ver a otras personas y cómo reaccionaban", dijo. "La gente se sintió totalmente conmovida ... con todas las imágenes extra que encontraron (los cineastas), eso lo hace una experiencia muy especial para todo el mundo".

"La gente en Gran Bretaña seguía mucho a Ayrton, así que espero que todos disfruten la película tanto como yo y les traiga tantos recuerdos como a mí", añadió. "En muchas formas es una película muy fuerte. Muestra la personalidad de Ayrton, cómo él presionaba por todo aquello en lo que creía".

La carrera de Ayrton Senna fue a menudo tan animada fuera de la pista como cuando él volaba sobre ella.

El brasileño tuvo una relación turbulenta con otros pilotos, chocó con las autoridades de F1 y especialmente con su compañero de equipo en Mclaren, el francés Alain Prost. Prost se negó a ser entrevistado acerca de la película cuando fue contactado por la AP la semana pasada en el Gran Premio de Mónaco.

"Él siempre estaba tratando de hacer lo que consideraba correcto", dijo Bruno Senna. "Fue muy interesante tener la oportunidad de ver cómo era él fuera de la pista, la persona que se preocupaba sobre su país".

"Durante su vida, él trajo orgullo para el pueblo (de Brasil), ayudó al pueblo a creer que podían ser campeones mundiales", dijo Senna. "Se necesitaba eso en un país que en aquel momento tenía mucha necesidad de alguien que fuese un ejemplo, una referencia".

Varios meses después de su muerte, la familia creó el Instituto Ayrton Senna, que provee iniciativas educacionales para ayudar a jóvenes brasileños.

"Desde que Ayrton murió, la fundación ha dado a más de 12 millones de niños y adolescentes oportunidades de progresar a través de la educación y el deporte", dijo Bruno Senna.