Pablo Milanés, uno de los fundadores de la nueva trova cubana, ofrecerá en agosto por primera vez un concierto en Miami, como parte de una gira que realizará por Estados Unidos, dijo el jueves un ejecutivo de la empresa que lo contrató.

Milanés, quien a los 68 años sigue viviendo en Cuba y se ha manifestado en favor de los principios de los hermanos Castro, llevará su música a Miami, Nueva York, San Francisco y Puerto Rico, manifestó a la AP Hugo Cancio, presidente de la productora Fuego Entertainmment.

La gira comenzará en Washington el 25 de agosto y se extenderá hasta el 26 de septiembre, pero los detalles con las fechas exactas de presentación en cada lugar serán difundidos la semana próxima.

"Miami debe ser el mercado natural para todo artista cubano, no sólo por los cubanos sino por los latinoamericanos, y Pablo es un ícono y un ídolo de muchos latinoamericanos", respondió Cancio al ser consultado en una entrevista telefónica sobre la presentación de Milanés en Miami, donde vive la mayor comunidad de exiliados cubanos del mundo.

El autor de éxitos como "Yolanda", "Yo me quedo" y "Amo a esta isla", ha cantado anteriormente en Nueva York, pero nunca ha estado en Miami.

Tampoco se ha presentado en el sur de la Florida Silvio Rodríguez, otro de los fundadores de la Nueva Trova cubana, junto con Milanés y Noel Nicola.

Milanés, uno de los artistas cubanos más conocidos en Latinoamérica, ha grabado 29 discos y ha cosechado dos premios Grammy. Aunque ha defendido públicamente la revolución cubana, también se ha manifestado en favor de que existan más libertades personales y económicas, y ha criticado abiertamente el encarcelamiento de disidentes en la isla.

Su llegada a Miami representará un encuentro con cubanos que abandonaron la isla y con latinoamericanos que lo han seguido a lo largo de su carrera musical de más de 50 años.

En los últimos años se ha incrementado la cantidad de conciertos que ofrecen en Miami músicos que viven en la isla, en parte debido a una serie de medidas que favorecen el intercambio cultural y académico entre Estados Unidos y Cuba y que fueron impulsadas por la administración del presidente Barack Obama.

La actitud del exilio cubano, además, ha cambiado y ya no se ven grandes manifestaciones ni protestas callejeras cada vez que llegan artistas cubanos.

Sin embargo, a comienzos de abril fue cancelado un festival de música del sur de la Florida en el que iban a participar más de una decena de artistas provenientes de Cuba, entre ellos Juan Formell y Los Van Van, y David Calzado y su Charanga Habanera.

Cancio dijo que no sucederá lo mismo con Milanés, y que tampoco habrá protestas.

"La música une y Pablo a través de su música puede ser un vehículo para unir a todos los cubanos y latinos", consideró.

Explicó que en las últimas semanas se han presentado en Miami agrupaciones cubanas como la Charanga Habanera y "nadie ha dicho nada".

"Miami ha cambiado, ha madurado, la gente entiende más, comprende", sostuvo Cancio.

Su parecer fue respaldado por Maica González, una cubana de 37 años que vive en Miami desde hace cinco años.

"Es importante que la voz de Pablo se escuche porque él ha vivido todos los cambios (en Cuba desde que llegó al poder Fidel Castro) y su visión como artista de lo que está pasando en Cuba es más profunda y real", declaró González a la AP antes de ingresar a un supermercado.

Pero en una declaración que parece reflejar las diferencias generacionales entre los inmigrantes cubanos, María Reyes, una cubana de 68 años que llegó de La Habana en 1968, expresó su desacuerdo.

"Soy contraria a que venga", dijo Reyes. "Él es un comunista".

--------

Gisela Salomón está en Twitter como @giselasalomon