Un representante de la proscrita Hermandad Musulmana siria desestimó el jueves la declaración de perdón de Bashar Assad y dijo que el presidente sirio debería buscar "la amnistía del pueblo para él mismo".

Molham Aldrobi habló en la ciudad turca de Antalia, adonde asiste a una conferencia de miembros de la oposición siria que buscan unificar posiciones y apoyar a la resistencia siria, que enfrenta una sangrienta campaña de represión.

"El que necesita la amnistía es el asesino", dijo Aldrobi, haciéndose eco de los manifestantes pro democráticos en Siria que han desestimado varias concesiones de su gobierno, incluso la amnistía que puso en libertad el miércoles a algunos prisioneros políticos.

Los delegados, algunos de ellos exiliados sirios que viven en Occidente y el Oriente Medio, preparan una declaración de cierre para su conferencia de dos días.

Ammar Abdul Hamid, un activista sirio que dirige un grupo defensor de los derechos civiles llamado Thawra (salud) en Washington, dijo que los participantes no tratan de establecer un concilio nacional de oposición como en Libia.

"Si uno quisiera crear un organismo gobernante debería hacerlo dentro de Siria", afirmó Hamid. "No queremos dar la impresión a los líderes de la protesta que estamos apoderándonos de su revolución".

Todavía está en preparación un borrador de la declaración, pero los delegados rompieron a aplaudir cuando un participante prometió salvaguardar los derechos de la secta alawita, a la que pertenecen la familia de Assad y la elite gobernante, en caso de un cambio de régimen, reportó la agencia noticiosa turca Anatolia. Ese desprendimiento de la secta chií representa un 11% de la población siria.