La agencia de calificación de crédito Moody's le advirtió al gobierno de Estados Unidos que podría perder su excelente calificación crediticia si el Congreso y el poder ejecutivo no se ponen de acuerdo para elevar el límite de endeudamiento del país.

Moody's Investors Service dijo que si las partes no logran avances pronto, la calificación de Estados Unidos se pondría bajo revisión para una posible rebaja.

Eso sería porque hay un "riesgo muy pequeño, pero creciente" de que el gobierno estadounidense incumpla el pago de sus deudas.

Moody's también advirtió que el gobierno norteamericano que podría enfrentar una rebaja en caso de no alcanzar un plan para controlar la creciente la deuda del país.

El gobierno de Estados Unidos llegó a su límite de endeudamiento de 14,3 billones de dólares el 16 de mayo. El límite de deuda es la cantidad que el gobierno puede pedir prestado para ayudarse a financiar sus operaciones.

En otro comunicado, la agencia de calificación dijo el jueves que también examina la puntuación dada a los bancos estadounidenses Bank of America Corp., Citigroup Inc. y Wells Fargo & Co. ante una posible reducción de su calidad crediticia.

La presente clasificación de los tres bancos está respaldada por la creencia de que el gobierno federal impediría que quebraran en una crisis. Empero, Moody's advirtió que esa presunción quizá no sea ya verdad.

El vicepresidente de Moody's, Sean Jones, dijo que la Ley Dodd-Frank de la reforma financiera indica claramente que el gobierno "no desea rescatar ni siquiera a los grupos bancarios más importantes y sistemáticamente mayores".

Moody's otorgó a la deuda preferente del Bank of America una calificación de A2, a la de Citigroup, una A3, y a la de Wells Fargo, una A1. Un respaldo gubernamental implícito hizo que la calificación de Bank of America subiera cinco escaños, la de Citigroup, cuatro, y la de Wells Fargo, tres.

Cualquier reducción encarecería el precio del dinero que compran esos bancos para girar créditos.