Después de una tormenta de críticas, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, cambió de opinión el jueves y reembolsó al estado por su uso de un helicóptero de la policía estatal para fines personales.

Christie dijo que la historia se había convertido en una distracción de los verdaderos problemas que enfrenta el estado.

Aún sin disculparse por el uso del helicóptero para asistir a dos juegos de béisbol de su hijo y una cena política con contribuyentes de campaña del Partido Republicano en Iowa, Christie dijo que ha reembolsado al estado unos 2.100 dólares y pidió al Partido Republicano del estado pagar cerca de 1.200 dólares de su viaje para ver a los donantes.

Christie dijo sobre los dos viajes para ver juegos de béisbol que sólo intentaba equilibrar su papel como gobernador y como padre.

"Yo soy gobernador 24 horas al día, siete días a la semana... pero también soy un padre. Y el hecho es que en algún momento cuando usted es gobernador, no controla su horario", dijo en una ceremonia en Denville.

El cambio de opinión de Christie se produjo un día después de que un portavoz dijo que el gobernador no haría ningún reembolso, al defender los viajes como apropiados. El jueves, Christie dijo que la policía del estado le dijo que no estaba obligado a reembolsar al estado por el uso del helicóptero, pero "también entiendo que esta es una historia mediática muy divertida para todos ustedes", dijo a los periodistas.

"Quiero asegurarme de que el público entienda que estoy haciendo esto por el deber que siento hacía ellos de tener mi atención", dijo Christie.

Después de ver el juego de su hijo el martes, Christie y su esposa usaron el helicóptero a fin de volar 120 kilómetros (75 millas) a la mansión oficial del gobernador en Princeton para una cena con un grupo de los principales contribuyentes de campaña de Iowa del Partido Republicano, quienes intentaron sin éxito persuadir a Christie de buscar la presidencia en el 2012.

Christie también usó el helicóptero el viernes para volar desde la Cámara Legislativa estatal en Trenton a fin de ver otro partido de su hijo.