Enagas y la holandesa Vopak han alcanzado un acuerdo para comprar una planta regasificadora en Altamira (México) en la que la gasista española tendrá un 40 % del total, con una aportación efectiva 48 millones de dólares (33,4 millones de euros).

El acuerdo se ha cerrado con los actuales propietarios de la Terminal de Altamira-Shell (con el 50 % del accionariado), Total (25 %) y Mitsui (25 %)- para la adquisición de la terminal mexicana.

El resto de la operación se formalizará a través de una estructura de financiación de proyectos de gran envergadura, por lo que no requerirá un desembolso adicional por parte de Enagás, informó la gasista a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La joint venture asumirá el control de la operación de la planta previsiblemente en el tercer trimestre de 2011, una vez que reciba la autorización de las autoridades de competencia en México.

Esta planta está estratégicamente situada en el Puerto de Altamira, en el Golfo de México, y tiene conexiones -a través de la red nacional de gasoductos- con 10 plantas de ciclo combinado de su zona de influencia y con la capital del país, según la información remitida por Enagas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La gasista indica que recibió esta oferta de adquisición por su posición de "referente a nivel internacional" en conocimiento y tecnología en la construcción, operación y mantenimiento de plantas de Gas Natural Licuado (GNL) desde hace más de 40 años.