Arqueólogos mexicanos dijeron el jueves que han descubierto 10 restos de esqueletos, al parecer de soldados de Estados Unidos, quienes murieron durante una batalla en la guerra contra México, librada entre 1846 y 1848.

Los arqueólogos del gobierno dijeron que la forma de los cráneos y las medidas de los huesos sugieren que los esqueletos fueron de soldados estadounidenses que perecieron en la batalla de Monterrey, ocurrida entre el 21 y el 23 de septiembre de 1846.

La arqueóloga Araceli Rivera dijo que la altura de los esqueletos, de no menos de 1,75 metro (5 pies, siete pulgadas) y algunas características "caucásicas" de los cráneos, sustentan la hipótesis sobre los soldados estadounidenses.

Los hallazgos se realizaron en excavaciones entre enero y mediados de mayo, en la misma zona de la ciudad norteña de Monterrey donde un total de 10 conjuntos de restos humanos fueron descubiertos desde 1995.

Los arqueólogo excavan en la zona porque una compañía prevé realizar una construcción ahí.

Los artefactos encontrados cerca de los esqueletos descubiertos en los últimos años en el lugar — incluidas dos monedas de 50 centavos estadounidenses — sugieren también que se trataba de soldados.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) señaló que algunas evidencias documentales indican que unos 25 mexicanos y 30 soldados estadounidenses murieron en la batalla de Monterrey, parte de una campaña en que las fuerzas de Estados Unidos se adentraron en México hasta tomar su capital.

Aunque perecieron también mexicanos en la batalla de 1846, el INAH informó que ninguno de sus restos se ha encontrado. Probablemente, las familias recogieron los cadáveres y los sepultaron.

La guerra terminó con la derrota de México en 1848. Ese hecho, junto con la guerra que derivó en la independencia fugaz de Texas, ocasionó que México perdiera la mitad de su territorio.