Los ministros de Industria de Argentina, Débora Giorgi, y de Brasil, Fernando Pimentel, acordaron hoy que ambos países "agilizarán" los trámites sobre las licencias no automáticas en el comercio, pero descartaron que estas puedan desaparecer en el corto plazo.

Giorgi y Pimentel, quienes se reunieron en Brasilia para buscar una solución a los problemas comerciales que han surgido entre los dos países en los últimos meses, también coincidieron en negar que haya una "crisis", una "ruptura" o "tensiones" en la relación bilateral.

"Una relación comercial tan voluminosa siempre tiene un poco de ruido", dijo en una rueda de prensa conjunta Pimentel, quien citó los últimos datos de ambos países, según los cuales el intercambio en los primeros cinco meses de este año llegó casi a 15.000 millones de dólares, que representan un récord histórico.

En el caso de las licencias no automáticas, que son ahora mismo el motivo de mayores fricciones, Giorgi y Pimentel dijeron que se han comprometido a agilizar los trámites para una rápida expedición, pero también reafirmaron que las medidas se mantienen.

En el caso de las que se aplican en Argentina, Giorgi precisó que afectan a cerca del 20 % de los productos que su país importa desde Brasil.

Pimentel, por su parte, reiteró que las aplicadas en Brasil a las importaciones de automóviles no afectan solamente a Argentina, sino también a los vehículos provenientes de "todo el mundo".

Azuzado por Giorgi, sin embargo, el ministro brasileño admitió que "cinco de cada diez" automóviles importados por Brasil provienen de Argentina.

Los ministros también acordaron que ambos Gobiernos harán un esfuerzo conjunto para promover el diálogo y el entendimiento entre los sectores privados de los dos países, que es donde surgen los descontentos cuando hay problemas en el comercio bilateral.

Giorgi dijo que ese esfuerzo se desarrollará con la convicción de que las relaciones entre Brasil y Argentina "sólo pueden ser más y más profundas".

Entre los sectores en los que ese diálogo entre industriales es más necesario citó los de calzado, textiles, madera y líneas marrón y blanca, que en los últimos meses centraron muchas de las quejas.

Giorgi y Pimentel decidieron que para "darle continuidad" a las conversaciones, equipos de sus ministerios se reunirán a partir de ahora cada 30 días, a fin de hacer un seguimiento de las cuestiones bilaterales y también de las relativas al Mercosur, bloque que ambos países integran junto con Uruguay y Paraguay.

Giorgi explicó que durante la reunión discutieron también las trabas para el acceso del aceite de oliva, bebidas alcohólicas y otros productos argentinos al mercado brasileño, sobre lo cual dijo que las conversaciones "avanzaron" pero continuarán posteriormente.

Pimentel, por su parte, manifestó su esperanza en que puedan resolverse los obstáculos para una posible financiación del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil a las compras de maquinaria agrícola y camiones originarios de Argentina.

"Los camiones fabricados en Argentina son montados, en buena medida, con piezas elaboradas en Brasil", declaró Pimentel, quien indicó que ese factor ayudará a desbloquear las negociaciones con el BNDES.