Una propuesta que crea estándares y protecciones laborales para niñeras y otras trabajadoras domésticas fue aprobada el jueves en la cámara baja de California.

La iniciativa, que ahora pasará al Senado estatal para seguir el trámite antes de convertirse en ley, busca establecer beneficios para que empleados y empleadas de casa tengan, por ejemplo, acceso a usar la cocina y derecho a preparar su propia comida.

Las trabajadoras domésticas, muchas de ellas hispanas e inmigrantes, también se beneficiarían con estándares sobre días de enfermedad, vacaciones, aumentos salariales y derecho a tomar siestas o dormir si es que trabajan más de ocho horas y viven en la casa que laboran.

"El voto de hoy fue un paso histórico en beneficio de los derechos de las trabajadoras domésticas en California", dijo en un comunicado el autor de la iniciativa, el asambleísta Tom Ammiano, demócrata por San Francisco.

Actualmente, las trabajadoras domésticas, entre las que también se cuentan cuidadores de ancianos y empleadas de servicio, ni los trabajadores del campo están regidos por estándares claros ni gozan de las mismas protecciones laborales que cubren al resto de los trabajadores en California, de acuerdo con la propuesta.

"El trabajo doméstico ha sido excluido durante décadas tanto de las leyes laborales estatales como federales y la explotación de trabajadores en esta industria ha permanecido invisible y sin supervisión", agregó el legislador. "Esta propuesta acabará con eso al establecer las mismas protecciones básicas conforme a la ley que muchos de nosotros damos por dado".

"Si una trabajadora doméstica se queja ahora por horas extra, no está claro qué regulaciones la rigen o qué protecciones tiene porque está excluida de una ley estatal que cubre al resto de los trabajadores del estado, excepto los trabajadores del campo", resaltó Grecia Lima, directora de campaña de la Coalición de Trabajadoras Domésticas en California. "Lo que pide esta propuesta es que las trabajadoras domésticas estén cubiertas por las protecciones de esta ley que cubre a todos".

"Las trabajadoras domésticas son parte integral de nuestras familias y la economía de nuestro estado", dijo Angelica Salas, directora ejecutiva de la Coalición para los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Angeles, quien dirige un programa educativo para trabajadoras domésticas.